El fascinante bosque tropical peruano

Más de tres cuartos del territorio peruano se encuentra al este de los Andes. La selva peruana tiene dos partes, la selva alta y la selva baja. La selva alta, también conocida como montaña o ceja de selva, se encuentra a los pies de los Andes y crece en las laderas de las montañas. La selva baja forma parte de la selva tropical más grande del mundo, que se extiende hasta la mitad del territorio de Brasil.

Selva alta

La selva alta es seca en el oeste y está densamente forestada en el este. A medida que disminuye la altitud, el paisaje comienza a cambiar. Desde la vegetación más seca hasta arbustos y matorrales bajos, el clima se vuelve más cálido y húmedo. A medida que nos movemos hacia el este, hacia las tierras bajas, las pendientes de las montañas son empinadas y la vegetación se vuelve más densa a medida que cambia la altitud. Las empinadas pendientes de las montañas conducen a tierras relativamente planas a una altitud de aproximadamente 500 pies o 150 metros, donde comienza la selva baja. Dentro de estas pendientes se encuentran muchos valles, rápidos de ríos, cañones y cascadas altas que fluyen hacia el sistema del Amazonas. El río Apurímac, que se origina en los Andes, es el mayor contribuyente del río Amazonas.

Estas pendientes orientales, también llamadas bosque nublado por los biólogos, albergan una rica variedad de vida silvestre y vegetación, lo que crea un ecosistema único debido en parte a los cambios de altitud. En esta parte de la selva, la lluvia no es tan intensa como en la selva profunda; las plantas obtienen su humedad de la niebla formada por el aire cálido que se eleva desde las tierras bajas. La flora local se ha adaptado para absorber la humedad de sus hojas y no de sus raíces, algunas prácticamente no tienen raíces en absoluto, son epífitas.

En esta área se desarrolla una vegetación única, como la begonia gigante y más especies de orquídeas que en cualquier otro lugar del mundo. Esta parte de la selva es muy especial porque contiene muchas especies únicas de plantas y animales. Más del 20% de las especies de mariposas del mundo viven en esta región. Animales como el oso de anteojos, del tamaño del oso negro norteamericano, y el venado enano son especies en peligro de extinción. Para preservar el ecosistema de la zona, el gobierno de Perú ha creado el Parque Nacional Manu, que es una de las reservas de vida silvestre más importantes del mundo.

Selva baja

A medida que nos adentramos en el bosque, su vegetación se vuelve más densa y su vida silvestre más exótica. Los visitantes pueden ver monos, aves coloridas, serpientes y mariposas al navegar por el río Amazonas. La selva baja forma parte de la selva tropical amazónica en peligro de extinción. La selva tropical es pantanosa, húmeda y caliente, con una precipitación anual de 103 pulgadas/262 cm. La temperatura promedio alta es de 100°F/37.7°C y la temperatura promedio baja es de 59°F/15°C.

Gran parte de la selva aún permanece inexplorada debido a la densidad de la vegetación, se cree que todavía existen grupos indígenas que no han tenido contacto con personas externas.

Índice
  1. Selva alta
  2. Selva baja
  • Protección de la selva amazónica peruana
  • Protección de la selva amazónica peruana

    Hoy en día, muchos factores amenazan la selva amazónica peruana. La sobrepesca y la construcción de represas amenazan el río Amazonas y su ecosistema. La deforestación para despejar tierras para la minería, la construcción de carreteras y la agricultura destruye el hábitat de las plantas y animales que viven en la selva; también contribuye a la erosión del suelo, creando deslizamientos de tierra.

    La deforestación también contribuye al calentamiento global, aproximadamente el 50% de las emisiones de carbono de Perú se deben a la deforestación. Los árboles absorben dióxido de carbono a través de sus hojas, y al haber menos árboles, el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero atrapan el calor del sol cerca de la atmósfera, contribuyendo al aumento gradual de la temperatura de la Tierra.

    El mercurio es un líquido metálico plateado venenoso utilizado en la extracción de minerales que contamina los ríos de la selva amazónica. El mercurio entra en la cadena alimentaria a través de microorganismos que son comidos por los peces, y al comer pescado, las personas pueden enfermarse. El gobierno peruano, junto con agencias de conservación, ha establecido un sistema de parques nacionales y reservas para salvar los ecosistemas y la biodiversidad de Perú.

    El Parque Nacional Manu, la Reserva Nacional Tambopata y el Parque Nacional Bahuaja Sonene son algunos ejemplos del esfuerzo por proteger la fauna y flora de la región amazónica. Organizaciones ambientales están trabajando con comunidades indígenas locales y empresas madereras para proteger los árboles, cortando solo unos pocos en áreas pequeñas y no talando vastas áreas de bosque. Los indígenas locales también están haciendo campaña para proteger áreas que les pertenecen tradicionalmente, impidiendo que las empresas operen en sus tierras.

    Subir
    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad