Lazos de Oro > El Libro

El Libro

Los procesos de inserción social de toda compañía minera que se instala en una zona alejada del país, constituyen un gran reto en varios sentidos. Uno de ellos es la necesidad de conocer y reconocer, y valorar, la cultura local, respetando su autenticidad y sus relaciones con la modernidad, a fin de que la licencia social proyecte su grandeza y porvenir.

En Hudbay Peru somos conscientes del reto. Desde el 2011 iniciamos el proyecto cuprífero Constancia en la provincia de Chumbivilcas, Cusco y en el 2015 empezamos su producción comercial. Chumbivilcas es una zona de los Andes que desde siempre ha estado distante de las estrategias públicas, así como del mercado.

Pero la realidad es ambivalente y como un caleidoscopio: nunca da una sola y única imagen. Ingresar a Chumbivilcas ha significado para nosotros descubrir un mundo absolutamente integrado entre naturaleza, historia y cultura viva, un mundo ancestral en el que las etapas históricas desde tiempos preincas hasta hoy, han ido creando fenómenos humanos únicos, en el amplísimo espectro de la diversidad cultural peruana.

Chumbivilcas es una zona del Perú recia, de piedra dura, y también de sillar, de climas extremos, de alturas imposibles, de pastores que viven en esas altitudes, de aislamiento pero, a la vez, de interrelación constante con Arequipa y Cusco; de gente alegre y siempre dispuesta al baile, al juego y sobre todo, a la música, a escucharla, tocarla y bailarla. Tierra de culturas que, se cree, fueron fundacionales; de luchas épicas, de valentía, de una dialéctica muy intensa entre fuerza y ley, sobre todo durante la Colonia y etapas posteriores.

Esa valentía, autónoma e inasible, que define el alma chumbivilcana, se encarna en un personaje: el qorilazo. El arriero original, el mozo de la hacienda que se autonomiza aprendiendo a cabalgar (lo que se le tenía prohibido), a torear, a fanatizarse con los gallos de riña. Pero también a cantar, a tocar una infinidad de instrumentos de raigambre española tanto como de las auténticas provincias altas; a enamorar con el canto y con el acto desbocado de la pasión; a realizar peleas rituales. Hombre indomable, el qorilazo es un temperamento, que a pesar de los cambios que trae la modernidad, se mantiene incólume en el imaginario de Chumbivilcas.

Qorilazo significa, en castellano, lazo de oro.

En nuestro afán por poner en valor el patrimonio cultural chumbivilcano, en Hudbay damos cuenta con la presente iniciativa editorial de la personalidad y la cultura del qorilazo y de los chumbivilcanos de hoy, verdaderos lazos de oro en el proceso de inclusión y desarrollo con futuro.

Javier del Río
Vicepresidente de la Unidad de Negocios Sudamérica de Hudbay Minerals Inc.
Gerente General de Hudbay Perú S.A.C.